[Jornadas] Experiencias de Roach&Rol 2018

Los administradores del blog (Malkavian a la derecha y Tremere a la izquierda) preparados para la partida.


Aunque es cierto que ha pasado ya más de un mes y medio desde las Roach&Rol (y hemos sido demasiado vagos en agosto como para escribir), igualmente queremos narraros un poco nuestra experiencia, especialmente porque fueron las primeras jornadas de rol a las que asistimos (pero no las últimas :P).

Las jornadas de rol Roach&Rol son organizadas por la asociación The Roach Room, en la provincia de Valencia. Anteriormente, se organizaban las jornadas de Rol en Quart, en Quart de Poblet, pero este año fueron relevadas por las Roach&Rol en el municipio de Sedaví. Tuvieron lugar el 28 y el 29 de julio. 

Entrada del evento momentos antes de la apertura.

Nosotros asistimos a la jornada completa el sábado. Vinimos bastante pronto, así que vimos al equipo de The Roach Room preparando los últimos detalles. El sitio acomodado para las jornadas fue el Polideportivo de Sedaví que, ciertamente, ofrecía mucho espacio para el juego. En la entrada se encontraban las mesas de la organización, con un tablón anunciando todas las partidas del día, y una estantería con ludoteca detrás. Al confirmar la asistencia, a cada visitante se le regalaba un dado aleatorio. El resto del espacio estaba ocupado por mesas para jugar.

Dados del evento, manual de Ryuutama y bolsa de dados de piel.

Además, en el recinto había varios puestos de compra, de tiendas y artistas diversos. Había juegos de mesa, manuales de rol, bolsas para dados, accesorios de estilo medieval... Lo único que echamos en falta es un puesto de compra de dados, que vendría bien con la cantidad de partidas que se hacían. Pero bueno, igualmente conseguimos unos souvenirs de las jornadas: una bolsa de dados de piel y el manual básico del juego de rol Ryuutama.
Detalle de la partida organizada por el administrador Tremere.
Ibamos a empezar el día con una partida de Vampiro: La Mascarada 20º Aniversario, Das Buch Vom Grabkrieg, dirigida por el administrador Tremere del blog y escrita a propósito para las jornadas. Os hablaremos del módulo con más detalle en una entrada aparte. ;)
En cuanto nos fue permitido, nos dispusimos a preparar la mesa que teníamos asignada para el juego.


Como podéis ver, la pantalla del narrador está diseñada específicamente para Vampiro, y también fue hecha a mano por el administrador Tremere. El resultado fue estupendo.

La mesa de juego con todo preparado para la partida.
Por otro lado, aparte de fichas con recordatorio de las principales ideas del juego (como las Tradiciones y el sistema básico), se ha puesto a disposición de cada jugador una tarjeta X. Para quienes no estén familiarizados con la idea, se trata de una tarjeta con una X dibujada. Esta carta se puede levantar por un jugador si, durante la partida, se trata algún tema que le resulta seriamente incómodo, molesto u ofensivo. Quizás, entre jugadores que se conocen, no es un elemento necesario, pero viene bien cuando juegas con gente nueva, con tal de no causar malestar a nadie. Aun y así, nadie tuvo que usar la tarjeta en nuestra mesa.


Hechos los preparativos, empezaron a llegar los jugadores. En total, fuimos 4 en la mesa, contando al máster.

El narrador en plena acción.


El máster había preparado un total de 10 fichas de personaje para que los jugadores pudiesen escoger. Tras un rato de observarlas, escuchando la explicación sobre cada una de ellas por parte del narrador, los jugadores se decidieron por una y pudo empezar el juego.

La partida se inició algo tensa. El narrador estaba nervioso (era su primera vez en un evento y con gente nueva), y no dejaba de hablar y hablar. Sin embargo, cuando se tranquilizó un poco y dejó actuar a los jugadores, la partida empezó a fluir.

Los jugadores congeniaron bastante bien, y el ambiente de juego fue óptimo: se dejaba participar a cada uno, se respetaban las opiniones y se decidían las cosas conjuntamente. Aunque hacía mucho calor, eso no evitó que la partida fuese un disfrute, tanto para los jugadores como para el máster.

En más de un par de ocasiones, el narrador casi pierde la cabeza. Desde un personaje secundario sin importancia acabando muerto cuando simplemente iba a escapar, hasta una manada de hombres lobo huyendo presas del pánico sobrenatural provocado por el Malkavian de turno... La verdad, fue realmente sorprendente la forma en que los jugadores resolvieron algunos problemas. En general, la partida fue bastante bien, tanto a nivel de grupo, como a nivel de narrativa, historia, participación y buen rollo.

Por la tarde, después de comer en un McDonald's a velocidad, nos apuntamos a una partida de 7º Mar. Resultó ser "La herencia de un pirata", una de las aventuras introductorias del juego. Algo que no estaba indicado en la descripción de la partida es, precisamente, que era introductoria, por lo que nos quedamos algo desilusionados cuando empezaron a explicarnos desde cero las mecánicas de un juego ya conocido.

Hubo algunos fallos de sistema, pero no entorpecieron el juego (aunque habría estado bien aclarar que los personajes son siempre héroes y no matan a sangre fría). El problema real fue la libertad de los jugadores. Aunque la partida en general estuvo bien, y el narrador estaba muy preparado, en múltiples ocasiones narraba demasiado y acortaba la libertad de los personajes a la hora de tomar decisiones.

Teniendo en cuenta que 7º Mar es un juego donde la narrativa es importante a nivel de jugador, quedaba un poco extraño y le quitaba la gracia a la acción el contar el máster las acciones de los personajes. Para quienes no lo conocen todavía, este juego premia a los jugadores que describen la acción que quieren llevar a cabo, siendo mejor cuanto más detalladas sean, por lo que quitar esa parte del juego es quitar parte de la esencia de 7º Mar.

Aun y así, nos lo pasamos bien en la partida.
Al acabar el día, se organizó una gran rifa entre todos los participantes del evento. Cada persona tenía dos boletos por la asistencia (más uno extra por dirigir), además de los que se podían comprar adicionalmente. La cantidad de premios entregados fue muy grande, y muy variada: desde pequeños juegos de mesa hasta potentes manuales básicos de rol, pasando por suplementos y aventuras. A nosotros también nos tocaron un par de cositas. e.e

El libro básico de Anima Beyond Fantasy y la aventura Crónicas Olvidadas de Aventuras en la Marca del Este fueron nuestras adquisiciones del concurso de la rifa.

En general, disfrutamos de la jornada. Había bastante gente, muchas mesas con partidas preparadas, y un ambiente bastante agradable pesar de la calor (al fin y al cabo, era mitad de verano).

Sin embargo, hubo un detalle que nos disgustó bastante: aunque tuvimos a buenos jugadores para la partida de Vampiro, varias personas se nos acercaron para declarar que no se apuntaron a nuestra partida porque "Es que Vampiro me aburre", o que el juego no les gustaba, o incluso les parecía malísimo. Respetamos la opinión de cada uno, pues no a todos nos gustan los mismos juegos... Pero acercarse a propósito a decirnos antes de la partida - a la que se han dedicado muchas horas de preparación - que vamos a jugar a algo malo o aburrido... Pues sobra bastante. No sé qué intención tenían con esos comentarios, pero muy amable por su parte no era.
Y bueno, esto es todo lo que os queríamos comentar sobre las Roach&Rol 2018. Nos ha parecido una experiencia estupenda para jugar y conocer a roleros nuevos, así que esperamos volver al evento el verano que viene. :)

Comentarios